20170906 valladolid02
7 de septiembre de 2017
VALLADOLID
Feria de SAN LORENZO
 
CORRIDA DE TOROS 6 TOROS de
GARCÍA JIMÉNEZ y OLGA JIMÉNEZ
Sebastián Castella
MIGUEL ÁNGEL PERERA
Alejandro Talavante
  
EXHIBICIÓN DE CAPACIDAD
 
Regresaba Miguel Ángel Perera a Valladolid después de algún tiempo de ausencia y no quedó duda alguna de su deseo de volver siempre. Y eso se demuestra con actitud. Con entrega sincera. Con la disposición plena de tomar todos los caminos a la mano de un torero para conquistar una plaza de toros. Emergió una tarde más la dimensión plena del Perera de esta temporada de cuajo absoluto. De sazón y de madurez. De eso que queda en el paladar cuando un artista se expresa desde su esencia.
 
Empañó la espada caprichosa un triunfo grande en su primer toro. Porque Miguel Ángel toreó muy en Perera desde el capote y en cada muletazo que el bravo Terremoto de Matilla le aguantó. Fue una faena verdaderamente intensa. Un ten con ten sin apenas pausa entre la generosidad del toro y la ambición sin techo del torero. Se iba y venía el primero, con prontitud y alegría, y lo esperaba, lo recogía, lo hacía suyo y lo multiplicaba Miguel Ángel que lo soltaba muy allá, muy atrás, para recogerlo primero y volver a empezar en series que parecían no tener fin. Tan por abajo que arrastraba más de media muleta. Y tan despacio como Perera viene toreando en este año excelente. La traca final la hizo explotar imponiendo su voluntad en los terrenos donde, por lógica, manda el toro. De haberlo matado, habría cortado las dos orejas con la misma fuerza con que el público había coreado su actuación. Pero la espada se torció y todo se redujo a una fuerte ovación. Muy sincera de verdad.
 
Hubiera cambiado Miguel Ángel Perera ese reconocimiento por la oreja que sí le cortó al quinto. Un toro noble pero de peor condición que Terremoto. De menos fondo y al que le costó mucho romper hacia adelante. Tras torearlo muy despacio y variado con el capote, tiró de él con poder en la muleta en tandas, sobre todo, por el pitón derecho, que tuvieron más metraje del que cabía suponer por la fe ciega en su concepto que derrocha Perera. Tan superior fue el extremeño, que el astado se le rindió pronto. No se conformó Miguel Ángel, que consiguió remontar el tono de la conexión con el tendido a base, de nuevo, de conquistar ese sitio que es jurisdicción del animal, quedarse ahí sin recitificar ni un paso, enrocarse y enroscarse al toro tantas veces como quiso en una exhibición de capacidad. Esta vez sí la refrendó con la espada y obtuvo la oreja. Un premio, quizá menor, pero que sirve para refrendar como está y cómo anda Miguel Ángel Perera.
 
 
Plaza de Toros de VALLADOLID. Media plaza. Se lidian toros de GARCÍA JIMÉNEZ y OLGA JIMÉNEZ 
 
Sebastián Castella: ovación y silencio
Miguel Ángel Perera: ovación y oreja  
Alejandro Talavante: silencio y dos orejas
 
Se desmontera Javier Ambel tras banderillear al quinto toro.
 
MIGU5016.JPG MIGU5035.JPG MIGU5048.JPG MIGU5067.JPG MIGU5071.JPG MIGU5074.JPG MIGU5086.JPG MIGU5092.JPG MIGU5107.JPG MIGU5109.JPG MIGU5131.JPG MIGU5149.JPG MIGU5157.JPG MIGU5161.JPG MIGU5162.JPG MIGU5171.JPG MIGU5183.JPG MIGU5189.JPG MIGU5199.JPG MIGU5201.JPG MIGU5205.JPG MIGU5206.JPG MIGU5221.JPG MIGU5263.JPG MIGU5312.JPG MIGU5324.JPG MIGU5328.JPG MIGU5340.JPG MIGU5358.JPG MIGU5361.JPG MIGU5380.JPG MIGU5402.JPG MIGU5408.JPG MIGU5424.JPG MIGU5426.JPG MIGU5436.JPG MIGU5437.JPG MIGU5443.JPG MIGU5464.JPG MIGU5468.JPG MIGU5483.JPG MIGU5497.JPG
 
 
20170906 valladolid02
7 de septiembre de 2017
VALLADOLID
Feria de SAN LORENZO
 
CORRIDA DE TOROS 6 TOROS de
GARCÍA JIMÉNEZ y OLGA JIMÉNEZ
Sebastián Castella
MIGUEL ÁNGEL PERERA
Alejandro Talavante
  
EXHIBICIÓN DE CAPACIDAD
 
Regresaba Miguel Ángel Perera a Valladolid después de algún tiempo de ausencia y no quedó duda alguna de su deseo de volver siempre. Y eso se demuestra con actitud. Con entrega sincera. Con la disposición plena de tomar todos los caminos a la mano de un torero para conquistar una plaza de toros. Emergió una tarde más la dimensión plena del Perera de esta temporada de cuajo absoluto. De sazón y de madurez. De eso que queda en el paladar cuando un artista se expresa desde su esencia.
 
Empañó la espada caprichosa un triunfo grande en su primer toro. Porque Miguel Ángel toreó muy en Perera desde el capote y en cada muletazo que el bravo Terremoto de Matilla le aguantó. Fue una faena verdaderamente intensa. Un ten con ten sin apenas pausa entre la generosidad del toro y la ambición sin techo del torero. Se iba y venía el primero, con prontitud y alegría, y lo esperaba, lo recogía, lo hacía suyo y lo multiplicaba Miguel Ángel que lo soltaba muy allá, muy atrás, para recogerlo primero y volver a empezar en series que parecían no tener fin. Tan por abajo que arrastraba más de media muleta. Y tan despacio como Perera viene toreando en este año excelente. La traca final la hizo explotar imponiendo su voluntad en los terrenos donde, por lógica, manda el toro. De haberlo matado, habría cortado las dos orejas con la misma fuerza con que el público había coreado su actuación. Pero la espada se torció y todo se redujo a una fuerte ovación. Muy sincera de verdad.
 
Hubiera cambiado Miguel Ángel Perera ese reconocimiento por la oreja que sí le cortó al quinto. Un toro noble pero de peor condición que Terremoto. De menos fondo y al que le costó mucho romper hacia adelante. Tras torearlo muy despacio y variado con el capote, tiró de él con poder en la muleta en tandas, sobre todo, por el pitón derecho, que tuvieron más metraje del que cabía suponer por la fe ciega en su concepto que derrocha Perera. Tan superior fue el extremeño, que el astado se le rindió pronto. No se conformó Miguel Ángel, que consiguió remontar el tono de la conexión con el tendido a base, de nuevo, de conquistar ese sitio que es jurisdicción del animal, quedarse ahí sin recitificar ni un paso, enrocarse y enroscarse al toro tantas veces como quiso en una exhibición de capacidad. Esta vez sí la refrendó con la espada y obtuvo la oreja. Un premio, quizá menor, pero que sirve para refrendar como está y cómo anda Miguel Ángel Perera.
 
 
Plaza de Toros de VALLADOLID. Media plaza. Se lidian toros de GARCÍA JIMÉNEZ y OLGA JIMÉNEZ 
 
Sebastián Castella: ovación y silencio
Miguel Ángel Perera: ovación y oreja  
Alejandro Talavante: silencio y dos orejas
 
Se desmontera Javier Ambel tras banderillear al quinto toro.
 
MIGU5016.JPG MIGU5035.JPG MIGU5048.JPG MIGU5067.JPG MIGU5071.JPG MIGU5074.JPG MIGU5086.JPG MIGU5092.JPG MIGU5107.JPG MIGU5109.JPG MIGU5131.JPG MIGU5149.JPG MIGU5157.JPG MIGU5161.JPG MIGU5162.JPG MIGU5171.JPG MIGU5183.JPG MIGU5189.JPG MIGU5199.JPG MIGU5201.JPG MIGU5205.JPG MIGU5206.JPG MIGU5221.JPG MIGU5263.JPG MIGU5312.JPG MIGU5324.JPG MIGU5328.JPG MIGU5340.JPG MIGU5358.JPG MIGU5361.JPG MIGU5380.JPG MIGU5402.JPG MIGU5408.JPG MIGU5424.JPG MIGU5426.JPG MIGU5436.JPG MIGU5437.JPG MIGU5443.JPG MIGU5464.JPG MIGU5468.JPG MIGU5483.JPG MIGU5497.JPG
 
 
Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información