20220823 bilbao002
23 de agosto de 2022
BILBAO
 
CORRIDA DE TOROS 6 TOROS de GARCIGRANDE
 
MIGUEL ÁNGEL PERERA
Ginés Marín
Ángel Tellez
 
 
Sin correspondencia
 

Se fue la tarde de vacío para Miguel Ángel Perera en su vuelta a Bilbao, aunque cerca estuvo de tocar pelo en su primero. Pero, en conjunto, no fue su lote de toros de Garcigrande lo que cabe esperar de una ganadería tan buena como ésta. Sí tuvo más opciones el primero, aunque fue preciso entenderlo como lo hizo el torero de Badajoz y que durara más de lo que lo hizo. Pudo haber cortado una oreja de no haberlo pinchado en primera instancia. El cuarto, muy deslucido, fue frustrante y nada agradecido.

 

No se definió su primer toro en los tercios iniciales. De hecho, en banderillas incluso apretó a Curro Javier y Vicente Herrera en cada una de sus entradas. Dos grandes pares dejó el sevillano, de enorme exposición y pureza, que le sirvieron para desmonterarse. Y a pesar de esa indefinición hasta ahí, lo entendió perfecto Miguel Ángel en la muleta y muy pronto le cogió el aire, lo que se tradujo en tandas por el pitón derecho macizas y hondas, muy templados los muletazos y muy largos también, rebozándose el torero y disfrutando con eco la gente según resonaban sus oles. Le costó más al toro desplazarse por el pitón izquierdo, pero tiró de él Perera con pulso invisible, tapándole la salida cuando ésta era a tablas para que el de Garcigrande se olvidara de ese cierto instinto que apuntó a marcharse. Y lo siguió toreando realmente largo, desde el cite hasta dónde vaciaba los pases. A gusto se notó al extremeño en todo momento. Y muy firme también. Pinchó arriba en primera instancia antes de la estocada entera final y recogió una cerrada ovación tras leve petición de premio. 

 

Fue incierto también su segundo, aunque no solo en los primeros tercios, sino en el conjunto de su comportamiento. Complicó notablemente la lidia y no rompió hacia adelante en la muleta por más que Miguel Ángel Perera lo intentó por activa y por pasiva. Con paciencia, buscándole las vueltas y las teclas, el sitio justo, la distancia, pero las acometidas del toro fueron cambiantes, sin ritmo y, lo que es peor aún, sin transmisión de cara a la gente. No se aburrió el torero en su empeño por armarle faena, pero nunca encontró un resquicio de posibilidades por donde se hiciera algo de luz. Mató de entera desprendida. 

Plaza de Toros de BILBAO. Media plaza. Se lidian toros de GARCIGRANDE
 
Miguel Ángel Perera: ovación y silencio
Ginés Marín: vuelta al ruedo tras petición y oreja
Ángel Téllez: silencio y 
 
Se desmontera Curro Javier en el primer toro tras banderillear
 
 
20220823-bilbao010.jpg 20220823-bilbao011.jpg 20220823-bilbao012.jpg 20220823-bilbao013.jpg 20220823-bilbao014.jpg 20220823-bilbao015.jpg 20220823-bilbao016.jpg 20220823-bilbao017.jpg
 
Fotos JOKIN NIÑO
20220823 bilbao002
23 de agosto de 2022
BILBAO
 
CORRIDA DE TOROS 6 TOROS de GARCIGRANDE
 
MIGUEL ÁNGEL PERERA
Ginés Marín
Ángel Tellez
 
 
Sin correspondencia
 

Se fue la tarde de vacío para Miguel Ángel Perera en su vuelta a Bilbao, aunque cerca estuvo de tocar pelo en su primero. Pero, en conjunto, no fue su lote de toros de Garcigrande lo que cabe esperar de una ganadería tan buena como ésta. Sí tuvo más opciones el primero, aunque fue preciso entenderlo como lo hizo el torero de Badajoz y que durara más de lo que lo hizo. Pudo haber cortado una oreja de no haberlo pinchado en primera instancia. El cuarto, muy deslucido, fue frustrante y nada agradecido.

 

No se definió su primer toro en los tercios iniciales. De hecho, en banderillas incluso apretó a Curro Javier y Vicente Herrera en cada una de sus entradas. Dos grandes pares dejó el sevillano, de enorme exposición y pureza, que le sirvieron para desmonterarse. Y a pesar de esa indefinición hasta ahí, lo entendió perfecto Miguel Ángel en la muleta y muy pronto le cogió el aire, lo que se tradujo en tandas por el pitón derecho macizas y hondas, muy templados los muletazos y muy largos también, rebozándose el torero y disfrutando con eco la gente según resonaban sus oles. Le costó más al toro desplazarse por el pitón izquierdo, pero tiró de él Perera con pulso invisible, tapándole la salida cuando ésta era a tablas para que el de Garcigrande se olvidara de ese cierto instinto que apuntó a marcharse. Y lo siguió toreando realmente largo, desde el cite hasta dónde vaciaba los pases. A gusto se notó al extremeño en todo momento. Y muy firme también. Pinchó arriba en primera instancia antes de la estocada entera final y recogió una cerrada ovación tras leve petición de premio. 

 

Fue incierto también su segundo, aunque no solo en los primeros tercios, sino en el conjunto de su comportamiento. Complicó notablemente la lidia y no rompió hacia adelante en la muleta por más que Miguel Ángel Perera lo intentó por activa y por pasiva. Con paciencia, buscándole las vueltas y las teclas, el sitio justo, la distancia, pero las acometidas del toro fueron cambiantes, sin ritmo y, lo que es peor aún, sin transmisión de cara a la gente. No se aburrió el torero en su empeño por armarle faena, pero nunca encontró un resquicio de posibilidades por donde se hiciera algo de luz. Mató de entera desprendida. 

Plaza de Toros de BILBAO. Media plaza. Se lidian toros de GARCIGRANDE
 
Miguel Ángel Perera: ovación y silencio
Ginés Marín: vuelta al ruedo tras petición y oreja
Ángel Téllez: silencio y 
 
Se desmontera Curro Javier en el primer toro tras banderillear
 
 
20220823-bilbao010.jpg 20220823-bilbao011.jpg 20220823-bilbao012.jpg 20220823-bilbao013.jpg 20220823-bilbao014.jpg 20220823-bilbao015.jpg 20220823-bilbao016.jpg 20220823-bilbao017.jpg
 
Fotos JOKIN NIÑO
Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información