20220803 huelva002
3 de agosto de 2022
HUELVA
 
CORRIDA DE TOROS 6 TOROS de EL PARRALEJO
 
MIGUEL ÁNGEL PERERA
Alejandro Talavante
David de Miranda
 
 
La cruz de la moneda
 

Ya es extraño que Miguel Ángel Perera se marche de Huelva de vacío. Ya es raro, ya. Hoy pasó de tener casi el triunfo en sus manos en el primero a sentir cómo es de raro eso de irse a pie de La Merced. Ese triunfo lo rozaba ya antes de tomar la espada en su faena inicial, pero un pinchazo -arriba, eso sí-, lo que tardó en caer el toro y la exigente medida de la suficiencia de la petición por parte de palco le dejó sin él. Quedaba todo confiado al segundo capítulo de su obra, pero en él tuvo menos opciones aún porque ése fue un toro desrazado y muy a menos.

 

Apuntó ya el primero con el capote, aunque no de manera tan evidente como lo haría después, lo mucho que se vencía por el pitón derecho. Lo toreó muy templado Miguel Ángel, que se lució especialmente en el quite por chicuelinas, en los medios y muy ajustadas. Pero en el primer lance con la muleta, ante la Puerta Grande el torero, se le fue directamente al cuerpo el de El Parralejo, como un obús, y a punto estuvo de arrollarlo de no ser por la ágil reacción del extremeño, que esquivó lo que se le venía encima. Fue el primer aviso, luego vendría alguno más, aunque no tan llamativo ni peligroso como ése. Y si no hubo más fue porque la muleta prodigiosa de poder de Perera obró el milagro de hacerle olvidar al toro, siempre mirón, que podía hacer presa. Tanto lo empapó, con tanta autoridad lo tocó para fijar su atención, tan largo lo llevó para recogerlo sin solución de continuidad que terminó metiéndolo en el canasto y enjaretándole en el tramo final de la faena varias tandas en redondo de largo metraje y mucha exigencia en los finales. Entremedias, Miguel Ángel Perera bordó el toreo al natural. El toro era otro por ahí y el diestro lo cuajó impecable, trayéndoselo también desde muy por delante para rematarlo todo lo por abajo posible. Y así, una y otra vez en varias series de un empaque y una pureza brutales que habrían tenido otro eco de haber sucedido en otro momento, más mediada la corrida. El final de fiesta se lo dio Perera al ejemplar de El Parralejo haciéndose dueño por completo de su jurisdicción, imponiendo definitivamente su victoria sobre su impasible quietud de plantas. Pinchó arriba en primera instancia antes de cobrar una estocada entera, pero el burel tardó en caer. Hubo petición de oreja que el palco habría podido conceder, pero no lo hizo y el premio quedó en una cerrada ovación.

 

Como lo fue la que recibió a la muerte del cuarto, el segundo de su par. Un toro que tuvo menos aún que extraer. Y eso que se desplazó boyante y templado en el capote. Lo lanceó con gusto Miguel Ángel, que, de nuevo, se explayó en el quite por cordobinas. Empezó la faena de muleta enclavado en los medios, por la espalda y todo fue ya un continuo intento por hacer romper la embestida cansina y pesada del toro hacia adelante. Pero éste se fue apagando por momentos y, así, llevándose por delante la suerte definitiva de la tarde para Miguel Ángel Perera, acostumbrado como está a sentir de Huelva la parte más pasional. Hoy fue la cruz de la moneda.

Plaza de Toros LA MERCED de HUELVA. Tres cuartos de entrada. Se lidian toros de EL PARRALEJO
 
Miguel Ángel Perera: ovación tras petición y ovación
Alejandro Talavante: ovación y ovación
David de Miranda: dos orejas y ovación
 
Se desmonteran Curro Javier y Javier Ambel.
 
20220803-huelva010.jpg 20220803-huelva011.jpg 20220803-huelva012.jpg 20220803-huelva013.jpg 20220803-huelva014.jpg 20220803-huelva015.jpg 20220803-huelva016.jpg 20220803-huelva017.jpg 20220803-huelva018.jpg 20220803-huelva019.jpg 20220803-huelva021.jpg 20220803-huelva022.jpg 20220803-huelva023.jpg 20220803-huelva024.jpg 20220803-huelva025.jpg 20220803-huelva026.jpg 20220803-huelva027.jpg 20220803-huelva028.jpg 20220803-huelva029.jpg 20220803-huelva030.jpg
 
20220803 huelva002
3 de agosto de 2022
HUELVA
 
CORRIDA DE TOROS 6 TOROS de EL PARRALEJO
 
MIGUEL ÁNGEL PERERA
Alejandro Talavante
David de Miranda
 
 
La cruz de la moneda
 

Ya es extraño que Miguel Ángel Perera se marche de Huelva de vacío. Ya es raro, ya. Hoy pasó de tener casi el triunfo en sus manos en el primero a sentir cómo es de raro eso de irse a pie de La Merced. Ese triunfo lo rozaba ya antes de tomar la espada en su faena inicial, pero un pinchazo -arriba, eso sí-, lo que tardó en caer el toro y la exigente medida de la suficiencia de la petición por parte de palco le dejó sin él. Quedaba todo confiado al segundo capítulo de su obra, pero en él tuvo menos opciones aún porque ése fue un toro desrazado y muy a menos.

 

Apuntó ya el primero con el capote, aunque no de manera tan evidente como lo haría después, lo mucho que se vencía por el pitón derecho. Lo toreó muy templado Miguel Ángel, que se lució especialmente en el quite por chicuelinas, en los medios y muy ajustadas. Pero en el primer lance con la muleta, ante la Puerta Grande el torero, se le fue directamente al cuerpo el de El Parralejo, como un obús, y a punto estuvo de arrollarlo de no ser por la ágil reacción del extremeño, que esquivó lo que se le venía encima. Fue el primer aviso, luego vendría alguno más, aunque no tan llamativo ni peligroso como ése. Y si no hubo más fue porque la muleta prodigiosa de poder de Perera obró el milagro de hacerle olvidar al toro, siempre mirón, que podía hacer presa. Tanto lo empapó, con tanta autoridad lo tocó para fijar su atención, tan largo lo llevó para recogerlo sin solución de continuidad que terminó metiéndolo en el canasto y enjaretándole en el tramo final de la faena varias tandas en redondo de largo metraje y mucha exigencia en los finales. Entremedias, Miguel Ángel Perera bordó el toreo al natural. El toro era otro por ahí y el diestro lo cuajó impecable, trayéndoselo también desde muy por delante para rematarlo todo lo por abajo posible. Y así, una y otra vez en varias series de un empaque y una pureza brutales que habrían tenido otro eco de haber sucedido en otro momento, más mediada la corrida. El final de fiesta se lo dio Perera al ejemplar de El Parralejo haciéndose dueño por completo de su jurisdicción, imponiendo definitivamente su victoria sobre su impasible quietud de plantas. Pinchó arriba en primera instancia antes de cobrar una estocada entera, pero el burel tardó en caer. Hubo petición de oreja que el palco habría podido conceder, pero no lo hizo y el premio quedó en una cerrada ovación.

 

Como lo fue la que recibió a la muerte del cuarto, el segundo de su par. Un toro que tuvo menos aún que extraer. Y eso que se desplazó boyante y templado en el capote. Lo lanceó con gusto Miguel Ángel, que, de nuevo, se explayó en el quite por cordobinas. Empezó la faena de muleta enclavado en los medios, por la espalda y todo fue ya un continuo intento por hacer romper la embestida cansina y pesada del toro hacia adelante. Pero éste se fue apagando por momentos y, así, llevándose por delante la suerte definitiva de la tarde para Miguel Ángel Perera, acostumbrado como está a sentir de Huelva la parte más pasional. Hoy fue la cruz de la moneda.

Plaza de Toros LA MERCED de HUELVA. Tres cuartos de entrada. Se lidian toros de EL PARRALEJO
 
Miguel Ángel Perera: ovación tras petición y ovación
Alejandro Talavante: ovación y ovación
David de Miranda: dos orejas y ovación
 
Se desmonteran Curro Javier y Javier Ambel.
 
20220803-huelva010.jpg 20220803-huelva011.jpg 20220803-huelva012.jpg 20220803-huelva013.jpg 20220803-huelva014.jpg 20220803-huelva015.jpg 20220803-huelva016.jpg 20220803-huelva017.jpg 20220803-huelva018.jpg 20220803-huelva019.jpg 20220803-huelva021.jpg 20220803-huelva022.jpg 20220803-huelva023.jpg 20220803-huelva024.jpg 20220803-huelva025.jpg 20220803-huelva026.jpg 20220803-huelva027.jpg 20220803-huelva028.jpg 20220803-huelva029.jpg 20220803-huelva030.jpg
 
Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información