20210725 santander01
25 de julio de 2021
SANTANDER
 
CORRIDA DE TOROS 6 TOROS de LA QUINTA.
 
MIGUEL ÁNGEL PERERA
Paco Ureña
Roca Rey
 
LA PLENITUD
 

Es la plenitud. Ese estado de redondez que pone a los hombres en su sitio justo. De cuando uno ha encontrado la raíz de lo que busca, de lo que siempre buscó. Cuando vive por el placer de hacerlo, porque no hay un placer mayor. Como torear, que es como vivir. Torear porque no hay un placer mayor que hacerlo. Sin prisas ni presiones, sin tiempos que aprieten, ni condiciones que estrechen. Sacudido de todo. Portando solo la mochila donde se recogen las alas antes de echarlas a volar. Es la plenitud. El estado de Miguel Ángel Perera. Del hombre y del torero. Santander lo ha visto.

 

No podía ser mejor acompañante el primero de su buen lote de toros de La Quinta. Un animal de hechuras infalibles, como la mirada honda de las personas que miran limpio. Un toro de gran clase, que embestía a la mexicana, tan en Santa Coloma, tan gateando, tan entregado, tan despacio. Le apretó por abajo Miguel Ángel desde el primer compás y siempre respondió el cárdeno. Tan de largo y tan largo como el torero le pedía. Yéndose detrás de su ímpetu por embestir, un caudal que Perera convirtió desde la armonía primera en una sinfonía de armonía desbordante. Nada sobraba, todo tenía su sitio. Como un mosaico, cada muletazo era como una tesela que se iba encajando en el gran conjunto que iba esculpiendo el extremeño con el pulso exacto que hacía de batuta. Cada tanda tenía un argumento propio, una entidad. Ya fuera a diestras o con la zurda, cada una de esas series superaba a la anterior en profundidad y en eco. La media estocada arriba fue suficiente, pero puede también que la media que faltó dejara solo en una oreja el premio que el público reclamó como doble.

 

Una recompensa que sí llegó a sus manos tras la faena al cuarto, otro buen toro, aunque duró un poco menos. Lo toreó variado y, sobre todo, a placer Miguel Ángel con el capote, dejando lances de impecable belleza. Lució a su oponente en el inicio de la faena de muleta, apostado en los medios, dejándoselo venir alegre y largo en ajustados pases cambiados por la espalda que encendieron la mecha. La dinamita fue cada tanda eterna de muletazos por ambos pitones. Eterna por cuánto duraron, de siete u ochos muletazos que sonaban ronco en el sentir de la afición de Cuatro Caminos. Realmente a gusto Perera, reposado y poderoso a la vez, firme al torear en redondo y sutil al natural. Todas las versiones de Perera en plenitud. Cobró una estocada entera y se alzó con las dos orejas para redondear una tarde bonita de verdad. Deslumbrante y compacta. Sin paliativos ni mácula alguna. Grande, feliz y plena.

Plaza de Toros de SANTANDER. Lleno de "No hay billetes" del aforo permitido. Se lidian toros de SANTA COLOMA.
 
Miguel Ángel Perera: oreja con petición de la segunda y dos orejas
Paco Ureña: ovación y oreja
Roca Rey: ovación y oreja
 
Se desmonteran Curro Javier y Vicente Herrera.
 
 
 
 
_MG_1567.JPG _MG_1569.JPG _MG_1586.JPG _MG_1605.JPG _MG_1623.JPG _MG_1628.JPG _MG_1629.JPG _MG_1649.JPG _MG_1658.JPG _MG_1681.JPG _MG_1688.JPG _MG_1693.JPG _MG_1700.JPG _MG_1702.JPG _MG_1703.JPG _MG_1704.JPG _MG_1718.JPG _MG_1740.JPG _MG_1746.JPG _MG_1788.JPG _MG_1789.JPG _MG_1790.JPG _MG_1818.JPG _MG_1831.JPG _MG_1853.JPG _MG_1866.JPG _MG_1913.JPG _MG_1914.JPG _MG_1922.JPG _MG_1942.JPG _MG_1955.JPG _MG_2001.JPG _MG_2002.JPG _MG_2004.JPG _MG_2060.JPG _MG_2061.JPG _MG_2062.JPG _MG_2064.JPG _MG_2093.JPG _MG_2119.JPG _MG_2122.JPG _MG_2142.JPG _MG_2213.JPG
20210725 santander01
25 de julio de 2021
SANTANDER
 
CORRIDA DE TOROS 6 TOROS de LA QUINTA.
 
MIGUEL ÁNGEL PERERA
Paco Ureña
Roca Rey
 
LA PLENITUD
 

Es la plenitud. Ese estado de redondez que pone a los hombres en su sitio justo. De cuando uno ha encontrado la raíz de lo que busca, de lo que siempre buscó. Cuando vive por el placer de hacerlo, porque no hay un placer mayor. Como torear, que es como vivir. Torear porque no hay un placer mayor que hacerlo. Sin prisas ni presiones, sin tiempos que aprieten, ni condiciones que estrechen. Sacudido de todo. Portando solo la mochila donde se recogen las alas antes de echarlas a volar. Es la plenitud. El estado de Miguel Ángel Perera. Del hombre y del torero. Santander lo ha visto.

 

No podía ser mejor acompañante el primero de su buen lote de toros de La Quinta. Un animal de hechuras infalibles, como la mirada honda de las personas que miran limpio. Un toro de gran clase, que embestía a la mexicana, tan en Santa Coloma, tan gateando, tan entregado, tan despacio. Le apretó por abajo Miguel Ángel desde el primer compás y siempre respondió el cárdeno. Tan de largo y tan largo como el torero le pedía. Yéndose detrás de su ímpetu por embestir, un caudal que Perera convirtió desde la armonía primera en una sinfonía de armonía desbordante. Nada sobraba, todo tenía su sitio. Como un mosaico, cada muletazo era como una tesela que se iba encajando en el gran conjunto que iba esculpiendo el extremeño con el pulso exacto que hacía de batuta. Cada tanda tenía un argumento propio, una entidad. Ya fuera a diestras o con la zurda, cada una de esas series superaba a la anterior en profundidad y en eco. La media estocada arriba fue suficiente, pero puede también que la media que faltó dejara solo en una oreja el premio que el público reclamó como doble.

 

Una recompensa que sí llegó a sus manos tras la faena al cuarto, otro buen toro, aunque duró un poco menos. Lo toreó variado y, sobre todo, a placer Miguel Ángel con el capote, dejando lances de impecable belleza. Lució a su oponente en el inicio de la faena de muleta, apostado en los medios, dejándoselo venir alegre y largo en ajustados pases cambiados por la espalda que encendieron la mecha. La dinamita fue cada tanda eterna de muletazos por ambos pitones. Eterna por cuánto duraron, de siete u ochos muletazos que sonaban ronco en el sentir de la afición de Cuatro Caminos. Realmente a gusto Perera, reposado y poderoso a la vez, firme al torear en redondo y sutil al natural. Todas las versiones de Perera en plenitud. Cobró una estocada entera y se alzó con las dos orejas para redondear una tarde bonita de verdad. Deslumbrante y compacta. Sin paliativos ni mácula alguna. Grande, feliz y plena.

Plaza de Toros de SANTANDER. Lleno de "No hay billetes" del aforo permitido. Se lidian toros de SANTA COLOMA.
 
Miguel Ángel Perera: oreja con petición de la segunda y dos orejas
Paco Ureña: ovación y oreja
Roca Rey: ovación y oreja
 
Se desmonteran Curro Javier y Vicente Herrera.
 
 
 
 
_MG_1567.JPG _MG_1569.JPG _MG_1586.JPG _MG_1605.JPG _MG_1623.JPG _MG_1628.JPG _MG_1629.JPG _MG_1649.JPG _MG_1658.JPG _MG_1681.JPG _MG_1688.JPG _MG_1693.JPG _MG_1700.JPG _MG_1702.JPG _MG_1703.JPG _MG_1704.JPG _MG_1718.JPG _MG_1740.JPG _MG_1746.JPG _MG_1788.JPG _MG_1789.JPG _MG_1790.JPG _MG_1818.JPG _MG_1831.JPG _MG_1853.JPG _MG_1866.JPG _MG_1913.JPG _MG_1914.JPG _MG_1922.JPG _MG_1942.JPG _MG_1955.JPG _MG_2001.JPG _MG_2002.JPG _MG_2004.JPG _MG_2060.JPG _MG_2061.JPG _MG_2062.JPG _MG_2064.JPG _MG_2093.JPG _MG_2119.JPG _MG_2122.JPG _MG_2142.JPG _MG_2213.JPG
Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información