20190825 almagro02
25 de agosto de 2019
ALMAGRO
 
CORRIDA DE TOROS 6 TOROS de
EL CAPEA y CARMEN LORENZO
Pablo Hermoso de Mendoza
MIGUEL ÁNGEL PERERA
López Simón

  
LA LEY DE PERERA
 

Emergió una tarde más la ley de Perera, ésa que se impone más allá de las circunstancias que envuelve a cada faena. Ésa que trasluce el momento que vive un torero. Esta vez, en tarde ventosa y ante un lote de toros de distinta condición y a los que exprimió por igual. El primero se movió aunque de manera desigual. Paciente, le dio Miguel Ángel la lidia que requería en cuanto a terrenos, a distancias, a alturas, a toques. Y, claro, cuando le haces así las cosas a un toro que tiene buen fondo, éste lo termina sacando fuera. En esa paciencia de Perera –tantas veces expresada esta temporada- vive la seguridad de quien interpreta cada faena desde el poso de su estado de inspiración. Torea para sí y, al hacerlo, torea para todos. Pinchó en primera instancia y perdió la oreja que, al menos, tenía cortada.

 

Sí obtuvo las dos del quinto, un buen toro, que duró y con el que Miguel Ángel disfrutó, sobre todo, al natural. Construyó tandas de emotiva ligazón, de temple sostenido y de profundidad creciente que fueron calando cada vez más en el tendido. Mató de estocada certera e hizo posible la doble vuelta de llave que le abrió la puerta grande de Almagro, el mejor inicio posible para el sprint final de agosto que le aguarda en el tránsito de apenas unos días.

 

Plaza de Toros de ALMAGRO. Tres cuartos de entrada. Se lidian toros de EL CAPEA y CARMEN LORENZO
 
Pablo Hermoso de Mendoza: oreja y dos orejas
Miguel Ángel Perera: ovación y dos orejas
López Simón: vuelta y oreja
 
 
MIGU7385.JPG MIGU7397.JPG MIGU7407.JPG MIGU7408.JPG MIGU7432.JPG MIGU7436.JPG MIGU7443.JPG MIGU7451.JPG MIGU7459.JPG MIGU7471.JPG MIGU7491.JPG MIGU7513.JPG MIGU7539.JPG MIGU7553.JPG MIGU7569.JPG MIGU7576.JPG
20190825 almagro02
25 de agosto de 2019
ALMAGRO
 
CORRIDA DE TOROS 6 TOROS de
EL CAPEA y CARMEN LORENZO
Pablo Hermoso de Mendoza
MIGUEL ÁNGEL PERERA
López Simón

  
LA LEY DE PERERA
 

Emergió una tarde más la ley de Perera, ésa que se impone más allá de las circunstancias que envuelve a cada faena. Ésa que trasluce el momento que vive un torero. Esta vez, en tarde ventosa y ante un lote de toros de distinta condición y a los que exprimió por igual. El primero se movió aunque de manera desigual. Paciente, le dio Miguel Ángel la lidia que requería en cuanto a terrenos, a distancias, a alturas, a toques. Y, claro, cuando le haces así las cosas a un toro que tiene buen fondo, éste lo termina sacando fuera. En esa paciencia de Perera –tantas veces expresada esta temporada- vive la seguridad de quien interpreta cada faena desde el poso de su estado de inspiración. Torea para sí y, al hacerlo, torea para todos. Pinchó en primera instancia y perdió la oreja que, al menos, tenía cortada.

 

Sí obtuvo las dos del quinto, un buen toro, que duró y con el que Miguel Ángel disfrutó, sobre todo, al natural. Construyó tandas de emotiva ligazón, de temple sostenido y de profundidad creciente que fueron calando cada vez más en el tendido. Mató de estocada certera e hizo posible la doble vuelta de llave que le abrió la puerta grande de Almagro, el mejor inicio posible para el sprint final de agosto que le aguarda en el tránsito de apenas unos días.

 

Plaza de Toros de ALMAGRO. Tres cuartos de entrada. Se lidian toros de EL CAPEA y CARMEN LORENZO
 
Pablo Hermoso de Mendoza: oreja y dos orejas
Miguel Ángel Perera: ovación y dos orejas
López Simón: vuelta y oreja
 
 
MIGU7385.JPG MIGU7397.JPG MIGU7407.JPG MIGU7408.JPG MIGU7432.JPG MIGU7436.JPG MIGU7443.JPG MIGU7451.JPG MIGU7459.JPG MIGU7471.JPG MIGU7491.JPG MIGU7513.JPG MIGU7539.JPG MIGU7553.JPG MIGU7569.JPG MIGU7576.JPG
Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información