20180602 aranjuez02
2 de junio de 2018
ARANJUEZ
Corrida de SAN FERNANDO
 
CORRIDA DE TOROS MIXTA, TOROS de
MARÍA GUIOMAR y TORREALTA
Diego Ventura
MIGUEL ÁNGEL PERERA
Cayetano
  
QUEDA EL ECO
 
Ningún silencio merece apagar el eco grande de lo grande. Hoy terminó en silencio el balance de Miguel Ángel Perera en Aranjuez cuando su tarde fue de clamor. Rotunda y soberbia. Pero se le destempló la espada, que fue lo único que no se templó hoy en las manos del extremeño.
 

Fue una delicia la faena de Miguel Ángel a su primer oponente, un buen toro de Torrealta, al que aprovechó y disfrutó desde el toreo con el capote. Primero, saliéndose a los medios con él en un largo inicio a la verónica. Luego, en un quite por chicuelinas donde hubo sabor. Todo fue tacto en la obra de Perera, también con la muleta. El pilar de la faena fueron tres tandas por el pitón derecho, a más cada una de ellas, la siguiente mejorando a la anterior y, todas ellas, con el denominador común de la despaciosidad, la hondura en el trazo y la longitud en el viaje. En definitiva, las máximas del concepto pererista, que también se asomaron luego en el toreo al natural. Hubo mando y poder por el pitón izquierdo. El toro humillaba con sinceridad y Miguel Ángel lo confiaba todo a sus muñecas para ligar con limpieza y su exquisito sentido del temple. Al natural por el pitón derecho toreó también el diestro de Badajoz, que soltó la ayuda y encajó los riñones en lo que la lluvia, intensa y contundente, bendecía lo que pasaba. Fue una lástima que varios pinchazos se llevaran por delante los premios que bien mereció la actuación impecable de Miguel Ángel.

 

Más justo de fuerzas salió el quinto, al que Perera cuidó en el caballo y al que le vino de perlas la lidia de Curro Javier. Sobresalió Javier Ambel en un buen par de banderillas, prólogo de otra faena marcada por eso tan pererista que es el temple. La capacidad de multiplicar las virtudes de los toros para luego gozarlo en una faena impoluta en tandas de muletazos limpios y cristalinos por los dos lados. Pulseando pero sosteniendo en ese pulso el mando de quien convence y no impone. Tomada la franela con la yema de los dedos, girando el toreo en torno a su cintura, quietísima la planta y haciendo del brazo el faro que marcaba el camino a seguir. Fluyendo todo, derramándose. No mereció tampoco esta composición de Miguel Ángel el yerro de la espada, desafinada hoy, para dejar el clamor en silencio. Eso sí, queda el eco. Y el eco es lo que permanece en el recuerdo cuando el ruido pasa.

Plaza de Toros de ARANJUEZ. Media entrada. Se lidian dos toros para rejones de MARÍA GUIOMAR CORTÉS DE MOURA y cuatro para lidia a pie de TORREALTA
 
Diego Ventura: dos orejas y dos orejas
Miguel Ángel Perera: ovación y silencio
Cayetano: silencio y silencio
 
MIGU1351.JPG MIGU1394.JPG MIGU1402.JPG MIGU1412.JPG MIGU1433.JPG MIGU1445.JPG MIGU1454.JPG MIGU1540.JPG MIGU1551.JPG MIGU1554.JPG
20180602 aranjuez02
2 de junio de 2018
ARANJUEZ
Corrida de SAN FERNANDO
 
CORRIDA DE TOROS MIXTA, TOROS de
MARÍA GUIOMAR y TORREALTA
Diego Ventura
MIGUEL ÁNGEL PERERA
Cayetano
  
QUEDA EL ECO
 
Ningún silencio merece apagar el eco grande de lo grande. Hoy terminó en silencio el balance de Miguel Ángel Perera en Aranjuez cuando su tarde fue de clamor. Rotunda y soberbia. Pero se le destempló la espada, que fue lo único que no se templó hoy en las manos del extremeño.
 

Fue una delicia la faena de Miguel Ángel a su primer oponente, un buen toro de Torrealta, al que aprovechó y disfrutó desde el toreo con el capote. Primero, saliéndose a los medios con él en un largo inicio a la verónica. Luego, en un quite por chicuelinas donde hubo sabor. Todo fue tacto en la obra de Perera, también con la muleta. El pilar de la faena fueron tres tandas por el pitón derecho, a más cada una de ellas, la siguiente mejorando a la anterior y, todas ellas, con el denominador común de la despaciosidad, la hondura en el trazo y la longitud en el viaje. En definitiva, las máximas del concepto pererista, que también se asomaron luego en el toreo al natural. Hubo mando y poder por el pitón izquierdo. El toro humillaba con sinceridad y Miguel Ángel lo confiaba todo a sus muñecas para ligar con limpieza y su exquisito sentido del temple. Al natural por el pitón derecho toreó también el diestro de Badajoz, que soltó la ayuda y encajó los riñones en lo que la lluvia, intensa y contundente, bendecía lo que pasaba. Fue una lástima que varios pinchazos se llevaran por delante los premios que bien mereció la actuación impecable de Miguel Ángel.

 

Más justo de fuerzas salió el quinto, al que Perera cuidó en el caballo y al que le vino de perlas la lidia de Curro Javier. Sobresalió Javier Ambel en un buen par de banderillas, prólogo de otra faena marcada por eso tan pererista que es el temple. La capacidad de multiplicar las virtudes de los toros para luego gozarlo en una faena impoluta en tandas de muletazos limpios y cristalinos por los dos lados. Pulseando pero sosteniendo en ese pulso el mando de quien convence y no impone. Tomada la franela con la yema de los dedos, girando el toreo en torno a su cintura, quietísima la planta y haciendo del brazo el faro que marcaba el camino a seguir. Fluyendo todo, derramándose. No mereció tampoco esta composición de Miguel Ángel el yerro de la espada, desafinada hoy, para dejar el clamor en silencio. Eso sí, queda el eco. Y el eco es lo que permanece en el recuerdo cuando el ruido pasa.

Plaza de Toros de ARANJUEZ. Media entrada. Se lidian dos toros para rejones de MARÍA GUIOMAR CORTÉS DE MOURA y cuatro para lidia a pie de TORREALTA
 
Diego Ventura: dos orejas y dos orejas
Miguel Ángel Perera: ovación y silencio
Cayetano: silencio y silencio
 
MIGU1351.JPG MIGU1394.JPG MIGU1402.JPG MIGU1412.JPG MIGU1433.JPG MIGU1445.JPG MIGU1454.JPG MIGU1540.JPG MIGU1551.JPG MIGU1554.JPG
Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información