20170814-gijon02
14 de agosto de 2017
GIJÓN
Feria de la VIRGEN DE BEGOÑA
 
CORRIDA DE TOROS 6 TOROS de
DOMINGO HERNÁNDEZ y GARCIGRANDE
El Juli
MIGUEL ÁNGEL PERERA
José Garrido
  
PERERA DE LEY EN GIJÓN
 
Otra tarde rotunda. De ésas que no dejan lugar a la duda. Una tarde de las que sacan a relucir la capacidad de un torero para imponer su concepto y su momento a cualquier circunstancia. Ha vuelto a ocurrir. Miguel Ángel Perera deja hoy sobre el ruedo de El Bibio -ése que tanto y que tanto bien sabe de él- una exhibición de poder y de suficiencia ante dos toros de registros diferentes que han exigido de él versiones distintas. El primero, noble pero muy a menos. El segundo, bueno, pero con la transmisión justa. A ambos les ha sacado el partido posible en dos faenas de mente preclara y corazón caliente.
 
 
La única oreja de la tarde se la cortó Miguel Ángel a su segundo. Un toro bueno con el que disfrutó toreando con el capote. Primero, a la verónica, muy mecidas, en el aire de cómo viene haciéndolo desde hace algún tiempo ya. Luego, en el quite, despacio también y variado por chicuelinas y tafalleras con el marchamo de la quietud. Se desmonteraron Javier Ambel y Guillermo Barbero tras un buen tercio de banderillas. Se emplazó el torero en los medios para iniciar la faena de muleta y toda ella la construyó ya ahí. Con admirable economía de movimientos. El toro se venía pronto y largo y eso ayudaba a embarcarlo muy por delante y conducirlo largo también en pases de media muleta arrastrandóse por el albero gijonés. Hubo profundidad en las primeras series por el pitón derecho. Profundidad que lo fue aún más al natural, en varias tandas con Miguel Ángel enterrando todo el peso de su cuerpo sobre la cintura, eje pétreo a partir del cual giraban en sucesión los muletazos, cada vez más por abajo, sin rectificación alguna, con el toque preciso y el ritmo adecuado para que surgieran inmaculados. En la cima de su dominio, soltó el extremeño la ayuda sobre el ruedo y dibujó una serie larga de naturales por ambos pitones que terminaron por romper la entrega del público. Las manoletinas finales, con la pañosa arrastrando por entera sobre el lomo del toro de Garcigrande, tuvieron el empaque propio de lo que es esencial y no mero adorno. Se fue Perera tras de la espada para recetar una estocada hasta la empuñadura al segundo intento que le puso en la mano la única oreja de la tarde.
 
 
Más de lo que pudo hizo ante el segundo, primero de su lote. Un toro de Domingo Hernández al que cuidó, ante el que Curro Javier se gastó un soberbio par de banderillas y al que Perera mimó con pulso, tacto y sin obligar más de lo preciso hasta que el astado se entregó a su falta de fondo. Pinchó con la espada y el público de El Bibio reconoció la disposición del torero con una sincera ovación.
 
 
Plaza de Toros de GIJÓN. Casi lleno en los tendidos. Se lidian toros de DOMINGO HERNÁNDEZ y GARCIGRANDE 
 
El Juli: ovación y ovación
Miguel Ángel Perera: ovación y oreja  
José Garrido: ovación y ovación

Se desmonteran en el quinto Javier Ambel y Guillermo Barbero.
 
 
 
 
MIGU0299.JPG MIGU0304.JPG MIGU0317.JPG MIGU0326.JPG MIGU0327.JPG MIGU0332.JPG MIGU0343.JPG MIGU0351.JPG MIGU0561.JPG MIGU0566.JPG MIGU0605.JPG MIGU0611.JPG MIGU0671.JPG MIGU0692.JPG MIGU0694.JPG MIGU0707.JPG MIGU0713.JPG MIGU0716.JPG MIGU0722.JPG MIGU0731.JPG MIGU0741.JPG MIGU0748.JPG MIGU0755.JPG MIGU0759.JPG MIGU0768.JPG MIGU0788.JPG
20170814-gijon02
14 de agosto de 2017
GIJÓN
Feria de la VIRGEN DE BEGOÑA
 
CORRIDA DE TOROS 6 TOROS de
DOMINGO HERNÁNDEZ y GARCIGRANDE
El Juli
MIGUEL ÁNGEL PERERA
José Garrido
  
PERERA DE LEY EN GIJÓN
 
Otra tarde rotunda. De ésas que no dejan lugar a la duda. Una tarde de las que sacan a relucir la capacidad de un torero para imponer su concepto y su momento a cualquier circunstancia. Ha vuelto a ocurrir. Miguel Ángel Perera deja hoy sobre el ruedo de El Bibio -ése que tanto y que tanto bien sabe de él- una exhibición de poder y de suficiencia ante dos toros de registros diferentes que han exigido de él versiones distintas. El primero, noble pero muy a menos. El segundo, bueno, pero con la transmisión justa. A ambos les ha sacado el partido posible en dos faenas de mente preclara y corazón caliente.
 
 
La única oreja de la tarde se la cortó Miguel Ángel a su segundo. Un toro bueno con el que disfrutó toreando con el capote. Primero, a la verónica, muy mecidas, en el aire de cómo viene haciéndolo desde hace algún tiempo ya. Luego, en el quite, despacio también y variado por chicuelinas y tafalleras con el marchamo de la quietud. Se desmonteraron Javier Ambel y Guillermo Barbero tras un buen tercio de banderillas. Se emplazó el torero en los medios para iniciar la faena de muleta y toda ella la construyó ya ahí. Con admirable economía de movimientos. El toro se venía pronto y largo y eso ayudaba a embarcarlo muy por delante y conducirlo largo también en pases de media muleta arrastrandóse por el albero gijonés. Hubo profundidad en las primeras series por el pitón derecho. Profundidad que lo fue aún más al natural, en varias tandas con Miguel Ángel enterrando todo el peso de su cuerpo sobre la cintura, eje pétreo a partir del cual giraban en sucesión los muletazos, cada vez más por abajo, sin rectificación alguna, con el toque preciso y el ritmo adecuado para que surgieran inmaculados. En la cima de su dominio, soltó el extremeño la ayuda sobre el ruedo y dibujó una serie larga de naturales por ambos pitones que terminaron por romper la entrega del público. Las manoletinas finales, con la pañosa arrastrando por entera sobre el lomo del toro de Garcigrande, tuvieron el empaque propio de lo que es esencial y no mero adorno. Se fue Perera tras de la espada para recetar una estocada hasta la empuñadura al segundo intento que le puso en la mano la única oreja de la tarde.
 
 
Más de lo que pudo hizo ante el segundo, primero de su lote. Un toro de Domingo Hernández al que cuidó, ante el que Curro Javier se gastó un soberbio par de banderillas y al que Perera mimó con pulso, tacto y sin obligar más de lo preciso hasta que el astado se entregó a su falta de fondo. Pinchó con la espada y el público de El Bibio reconoció la disposición del torero con una sincera ovación.
 
 
Plaza de Toros de GIJÓN. Casi lleno en los tendidos. Se lidian toros de DOMINGO HERNÁNDEZ y GARCIGRANDE 
 
El Juli: ovación y ovación
Miguel Ángel Perera: ovación y oreja  
José Garrido: ovación y ovación

Se desmonteran en el quinto Javier Ambel y Guillermo Barbero.
 
 
 
 
MIGU0299.JPG MIGU0304.JPG MIGU0317.JPG MIGU0326.JPG MIGU0327.JPG MIGU0332.JPG MIGU0343.JPG MIGU0351.JPG MIGU0561.JPG MIGU0566.JPG MIGU0605.JPG MIGU0611.JPG MIGU0671.JPG MIGU0692.JPG MIGU0694.JPG MIGU0707.JPG MIGU0713.JPG MIGU0716.JPG MIGU0722.JPG MIGU0731.JPG MIGU0741.JPG MIGU0748.JPG MIGU0755.JPG MIGU0759.JPG MIGU0768.JPG MIGU0788.JPG
Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información